Comparte con tus amigos










Enviar
cookies ()

¿Sabes qué son las cookies?

Seguro que ya estás más habituado a escuchar la palabra “cookies” en el mundo de las nuevas tecnologías. Que ya no sólo pensarás en galletas de chocolate cuando escuches esta palabra. Pero, ¿tienes claro qué son las cookies y para qué sirven? ¿Sabes que hacen las cookies en tu ordenador? ¿Qué supone aceptar las cookies en una página web? Lee este post para averiguarlo.

¿Qué son las cookies?

Cuando navegas por internet, habrás tenido que hacer clic en aceptar en un mensaje emergente para aceptar las cookies de la página que visitas. Los navegadores web crean archivos de texto sencillos llamados cookies cuando visitas sitios web en Internet. El propósito fundamental de las cookies es identificar al usuario de la página y por ello, cada vez que visitas una página en internet, tu dispositivo (móvil, ordenador, tablet, etc.) almacena unos archivos de texto localmente permitiendo que tu navegador acceda a la cookie y devuelva los datos al sitio web original.

Así, podemos decir que una cookie es un pequeño archivo de texto que un sitio web coloca en el disco duro de un ordenador de sobremesa, un portátil, una tablet o un teléfono móvil tan pronto como alguien visita la página web.

¿Existen diferentes tipos de cookies?

Igual que ocurre con las galletas, también hay diferentes tipos de cookies. Cada una de ellas tiene funciones y propósitos diferentes. Las más utilizadas son las que te indicamos a continuación:

Cookies de sesión

Este tipo de cookies está diseñado para recoger y almacenar datos durante el uso que se haga de una página web. Son las que se utilizan más habitualmente en tiendas o páginas de compra en internet como por ejemplo “Amazon” o “Aliexpress”. Ayudan a los sitios web a reconocer a los usuarios y la información proporcionada a medida que estos se desplazan de una página web a otra y a recordar los artículos que han colocado en su cesta de la compra. Conservan información sobre las actividades de un usuario mientras se encuentran en el sitio web y se eliminan al cerrar el explorador web.

Cookies permanentes

Las cookies permanentes, se almacenan en tu ordenador hasta que caduquen o hasta que las elimines de forma manual. Con ellas los datos siguen en el ordenador y se puede acceder a ellos y ser gestionados por su responsable durante un tiempo que puede variar entre unos minutos y varios años. Las cookies permanentes pueden identificar a un usuario asignando una etiqueta única a la cookie. Estos son los tipos de cookies que se utilizan en los sitios web que necesitan saber quién es el usuario, pero que ofrecen la función “Recordarme” cuando introducimos nuestro nombre y contraseña.
De esta manera, permites que el sitio web recuerde el nombre de usuario y la contraseña y no tengas que volver a introducirlos cada vez que lo visites y así te ofrecen un acceso más rápido y cómodo. Además de la autenticación, son posibles otras funciones del sitio web, como establecer las preferencias del menú, el idioma, el tema preferido, etc.

Cookies de terceros

Las cookies propias son las generadas por la página que estás visitando y las de terceros son las generadas por servicios o proveedores externos como Facebook, Twitter, Google, etc. Las cookies de terceros son archivos que han sido almacenados en tu dispositivo por un sitio web que es diferente del sitio web que estás visitando. Los anunciantes las utilizan para realizar un seguimiento de sus visitas a los distintos sitios web en los que se anuncian. Estas cookies se utilizan para recopilar información sobre los sitios que visitas, las cosas que te gustan o que no te gustan y las que compras. A menudo utilizan esta información para mostrar anuncios, productos o servicios dirigidos específicamente para ti.

¿Las cookies son perjudiciales?

Las cookies de Internet son técnicamente inofensivas. No son un virus, ni un troyano, ni un gusano, ni spam. Son simples archivos de texto que se almacenan de forma pasiva y no se pueden utilizar para ver datos en el disco duro ni para capturar otra información del equipo. Sin embargo, los sitios web pueden utilizar cookies para rastrear a los usuarios mientras navegan por la web, recopilando de esta manera información muy personal.

Depende de los creadores de un sitio web determinar la información que almacenan o no y, lo que es más importante, para qué utilizan esa información. La responsabilidad de su uso recae en los titulares de la página web.

Por eso, si tienes una página web corporativa es importante que sepas que debes contar con un aviso o política de cookies. Se trata de un requisito legal que debes cumplir. Todas las páginas web están obligadas a informar de forma fácil y sencilla de su política de cookies así como el modo de aceptarlas y las consecuencias que conlleva el no hacerlo. También tendrás que informarles del procedimiento que debe seguir el usuario para eliminarlas.

Si necesitas más información puedes consultar nuestra guía gratuita “Política de cookies”. También disponemos entre nuestros abogados colaboradores de especialistas en Derecho de las Nuevas Tecnologías que podrán asesorarte en esta materia, utiliza para ello nuestro enlace “Pregunta a un Abogado“.

Entradas relacionadas