Comparte con tus amigos










Enviar
marcas

¿Sabes qué es una marca y qué puedes proteger con ella?

Actualmente, en el mercado existen multitud de productos y servicios que hacen que tu empresa necesite diferenciarse, ser única y estar bien posicionada. Es importante que los consumidores distingan tus productos de los de tus competidores.

Una de las principales maneras de conseguir distinguirte de los demás es elegir una marca a través de la cual tus clientes te identifiquen, porque cuando un consumidor está satisfecho con un producto, es más propenso a comprarlo nuevamente o a volver a usarlo. Por ello es muy importante que puedan distinguirlo de otros productos idénticos o parecidos. Desde Rocket Lawyer queremos contarte qué es una marca y qué puedes conseguir con ella.

¿Qué es una marca?

La marca es un signo distintivo, cuya principal función es la de diferenciar y hacer únicos a los productos y/o servicios de una empresa frente al resto de sus competidores. Su función es la de diferenciar e individualizar en el mercado unos productos o servicios de otros productos o servicios idénticos o similares, así como identificar a qué empresa pertenecen.

¿Qué puede ser marca?

Pueden constituir marcas todos los signos, especialmente las palabras, incluidos los nombres de personas, los dibujos, las letras, las cifras, los colores, la forma del producto o de su embalaje e incluso los sonidos.

Es requisito indispensable, que estos signos sean apropiados para distinguir los productos o los servicios de una empresa de los de otras empresas y para ser representados en el Registro de Marcas de manera que se permita a las autoridades competentes y al público en general, determinar el objeto claro y preciso de la protección que se otorga a su titular.

¿Para qué sirven las marcas?

Como titular de una marca, podrás impedir a otros que utilicen en tu mismo sector de actividad o en uno similar, signos que sean idénticos o similares al tuyo. Una marca puede proteger tanto tus productos como los servicios que prestas.

En España, las marcas se conceden por períodos de 10 años desde su solicitud y pueden prorrogarse indefinidamente siempre que se vayan renovando. Si no se produce el pago de la renovación, la marca deja de tener validez.

¿Qué tipos de marcas existen?

Entre los ejemplos o tipo de marcas existentes podemos encontrar marcas denominativas estándar (por ejemplo: EL CORTE INGLÉS), marcas figurativas –que engloban las marcas gráficas, mixtas y denominativas no estándar– (un ejemplo de este tipo de marcas sería el dibujo que representa el símbolo de Nike), marcas tridimensionales (la clásica botella de Coca Cola), de posición, de patrón, de color, sonoras, de movimiento, multimedia y holográficas.

Como novedad en esta materia y  gracias a los avances ofrecidos por las nuevas tecnologías, desde el día 1 de mayo de 2019, como consecuencia de la eliminación del requisito de la representación gráfica para definir y delimitar el signo distintivo sobre el que se reclama la protección registral, se admite la posibilidad de representar los signos mediante archivos de sonido o audio, en el caso de las marcas sonoras, y mediante archivos de video en las de movimiento, marcas holograma o marcas multimedia.

Esta nueva tipología de marcas ha impuesto modificaciones también en relación tanto con los elementos que debe incluir la publicación de las solicitudes de registro como con respecto de las menciones que deben inscribirse en el Registro de Marcas.

¿Por qué deben protegerse?

La protección de las marcas se obtiene mediante el registro. El registro de la marca otorga a la empresa propietaria el derecho exclusivo a impedir que otros comercialicen productos o presten servicios idénticos o similares con la misma marca o utilizando una marca tan parecida que pueda crear confusión.

Frecuentemente se confunde el registro mercantil de la sociedad con el registro de sus marcas. Sin embargo, esto es un error. Debes tener en cuenta que aunque registres el nombre de tu empresa en el Registro Mercantil, si la marca con que comercializas tus productos coincide con la denominación social, esto no es garantía para que la misma quede protegida. Debes inscribirla en el registro de marcas para quedar protegido correctamente, ya que sólo en ese caso podrás acudir a los mecanismos de protección que ofrece la legislación en materia de propiedad intelectual.

Una vez registrada la marca, contarás con una serie de derechos y obligaciones. Dichos derechos son principalmente usar dicha marca así como transmitir ese derecho y el prohibir el uso no consentido por terceros de marcas idénticas o similares, evitando así el riesgo de error o confusión en el mercado. Ten en cuenta que el no registrar tu marca puede causarte algún susto, como que aparezcan competidores que usen nombres idénticos o muy similares al de tu marca para identificar los suyos y así aprovecharse de lo que tu has conseguido e incluso, y sis sus productos o servicios son de calidad inferior a la tuya, puedan provocar que tu reputación en el mercado se resienta. También podría ser que algún otro empresario la registrara a su nombre con lo que ya no podrías hacer uso de la misma.

¿Cuáles son las obligaciones del titular de la marca?

Para mantener en vigor el registro de la marca como titular debes cumplir las siguientes obligaciones:

1. Solicitar la renovación cada diez años, abonando la tasa de renovación.
2. Usarla para los productos o servicios para los que la marca ha sido registrada. Dispones de un plazo de 5 años desde la concesión de la misma para comenzar a usarla en la clase de productos y servicios para los que se registrada, salvo que exista causa justificada.

¿Pueden concederse licencias sobre la marca a otras empresas?

Efectivamente existe la posibilidad de conceder una licencia sobre la marca a otras empresas, lo que representaría una fuente adicional de ingresos para tu empresa. En este caso, como titular de la marca mantendrías la titularidad y simplemente autorizarías a una o más empresas a utilizarla. Mediante el contrato de uso o licencia de marca, en ocasiones denominado merchandising, el titular de la marca permite a un tercero comercializar los productos y servicios que fabrique o elabore con la marca del primero, quien mantiene la propiedad de la marca. El contrato de uso o licencia de marca se utiliza para favorecer la explotación de su nombre y reputación de la misma. Puedes utilizarlo como una forma de ampliar o expandir tu empresa sin necesidad de efectuar una inversión directa.

Si quieres saber más sobre la licencia de una marca puedes consultar nuestra guía gratuita en la que encontrarás más información sobre este tipo de contrato.

El titular de la marca también puede venderla. A través de un contrato de venta de marca, venderás la marca registrada y con ella todos los derechos de propiedad, uso y disfrute de la misma.

Recuerda, la marca es el símbolo a través del cual los clientes eligen tu empresa, es la que hace que te distingas de la competencia. Si la registras, podrás protegerla. Sabemos que es un área complicada y por eso nuestros abogados colaboradores podrán proporcionarte un asesoramiento adaptado a tus necesidades,  podrán ayudarte en el registro de tu marca o en cualquier otro asunto relacionado con la propiedad intelectual. Si estás interesado puedes utilizar para ello nuestro servicio «Pregunta a un abogado«.

Entradas relacionadas