Comparte con tus amigos










Submit
autonomo

¿Cuándo es obligatorio darse de alta como autónomo en la Seguridad Social?

Cuando un emprendedor comienza a poner en marcha su idea o su negocio, puede tener dudas acerca de en qué momento debe darse de alta como autónomo. Es probable que, en sus comienzos, los beneficios que obtiene no sean muy elevados y le sea difícil tener que hacer frente a los gastos de seguridad social.

Existen circunstancias que te conviene conocer para saber en qué casos es necesario darse de alta en el régimen de autónomos para evitar problemas.

¿Qué es un autónomo según la Seguridad Social?

La Seguridad Social considera autónomos a “aquellos que realizan de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo”.

En principio, todos aquellos que encajen en ésta definición deberían darse de alta como autónomo y pagar las correspondientes cuotas. Sin embargo, se trata de una definición un poco ambigua que ha necesitado ser interpretada por nuestros Tribunales de Justicia.

¿Qué se entiende por “habitual”?

El concepto de actividad “habitual” ha provocado muchas incógnitas. El Tribunal Supremo, en una sentencia de 2007, estableció que el hecho de obtener unos beneficios anuales superiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) indica que la actividad económica se ejerce habitualmente.

Es decir, si con tu actividad ganas más de 10.302,60 € al año (SMI anual fijado para 2018) tendrás que darte de alta como autónomo.

Entonces, ¿si no llegas al Salario Mínimo, no tienes que darte de alta?

Si tu actividad es esporádica y no generas ingresos por encima del SMI, en principio no sería obligatorio que te des de alta como autónomo. Sin embargo, no debes confiarte, ya que existen ciertas excepciones a esta regla definida por los Tribunales.

Por ejemplo, si tienes un establecimiento de venta al público, la Seguridad Social considera que se trata siempre de una actividad habitual por la que tienes que cotizar como autónomo, incluso si no obtienes ingresos (lo mismo ocurre en el caso de las tiendas online).

Según la Seguridad Social, en dichos casos no se tiene en cuenta la cantidad de ingresos, si no que el hecho de abrir una tienda (física u online) demuestra que tienes intención de que tu actividad sea habitual, y por tanto tienes que darte de alta.

¿Qué ocurre si no te das de alta cuando deberías haberlo hecho?

Como podrás ver, no se trata de un asunto sencillo, y además te puedes enfrentar a cuantiosas multas en caso de que la Seguridad Social considere que deberías haberte dado de alta y no lo hayas hecho. Tendrás que pagar todas las cuotas pendientes desde que empezaste a ejercer la actividad, más los intereses, y con un recargo de hasta el 20%.

Además, al no existir una norma clara, cada Administración de la Seguridad Social y cada Delegación de la Inspección de Trabajo sigue un criterio diferente. Por ello, lo más recomendable es estudiar caso por caso si debes o no darte de alta en la seguridad social. Recuerda que en Rocket Lawyer España disponemos del servicio de “Abogado a la escucha” en el que una amplia red de abogados especializados estarán dispuestos a orientarte en este asunto.

Entradas relacionadas