Pareja de hecho

Todo lo que debes saber antes de irte a vivir con otra persona

La pareja de hecho es la convivencia entre dos personas, diaria, estable, durante años y pública, que crea intereses y una vida en común, en el núcleo del mismo hogar.

  • relación monógama o de pareja

  • mayoría de edad de los miembros o menores emancipados

  • la pareja no ha de ser pariente consanguíneo ni colateral

  • falta de existencia de vínculo matrimonial, ni entre sí ni con terceras personas, salvo que exista separación matrimonial

  • carácter sexual de la unión (heterosexual u homosexual)

  • existencia de un proyecto de vida en común

  • carácter público de la relación

  • estabilidad, para su reconocimiento es preciso el transcurso de un cierto tiempo de convivencia

 

También otros aspectos externos que pueden tener en cuenta a la hora de reconocer la existencia de una pareja de hecho son: empadronamiento en el mismo domicilio, apertura de cuentas bancarias comunes, suscripción de contratos de arrendamiento, de compraventa, inclusión en la cartilla de la Seguridad Social, inclusión en testamento, designación de beneficiario en pólizas de seguro, inscripción en registros de parejas de hecho, etc.

Nuestra Constitución no identifica a la familia sólo con la figura del matrimonio, estando amparadas las parejas de hecho por el principio de igualdad de todos los españoles ante la Ley y sin discriminación por razón de nacimiento, raza, religión, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social. Y por el derecho al libre desarrollo de la personalidad y la protección social, económica y jurídica de la familia y de los hijos, con independencia de su filiación; y de la madre, cualquiera que sea su estado civil.

En las normas que regulan los arrendamientos de viviendas se equipara a las parejas de hecho con los matrimonios en los casos de desistimientos, abandonos de vivienda, subrogaciones, muerte del arrendatario.

En materia de Seguridad Social se reconoce el derecho a cobrar pensión de viudedad en el momento del fallecimiento de la pareja, cumpliéndose una serie de requisitos:

 

  • el fallecido debe encontrarse en situación de alta o asimilada al alta, habiendo cotizado un periodo de 500 días dentro de un periodo de 5 años anteriores al fallecimiento

  • si el fallecimiento se produce cuando, no se tenga obligación de cotizar, el período de cotización de 500 días se computará en los 5 años anteriores a la fecha en la que cesó la obligación de cotizar

  • en caso de muerte por accidente, sea o no de trabajo, o una enfermedad profesional, no se exigirá ningún período previo de cotización

  • si el fallecido no se encuentra en alta o situación asimilada a la del alta, pero ha completado un periodo mínimo de cotización de 15 años

  • convivencia estable y notoria de un periodo mínimo de 5 años inmediatamente anterior al fallecimiento (será necesario certificado del registro específico de la comunidad autónoma o ayuntamiento de residencia o mediante documento público en que conste la constitución de la pareja). El documento debe tener una antelación de al menos 2 años a la fecha del fallecimiento

La normativa Civil estatal, no contempla una regulación expresa de la parejas de hecho, pero sí se refiere a ellas en materias como pensión compensatoria, emancipación de hijo mayor de 16 años, en materia de adopción y de menores (p.e. su custodia, alimentos, etc. en caso de ruptura de la pareja de hecho).

Sin embargo, las Comunidades Autónomas, sí han desarrollado algunos aspectos de la regulación civil de las parejas de hecho, aquellas con más capacidad normativa de una manera más amplia y el resto, lo relativo a su creación, acreditación (registros), causas de disolución, relaciones entre padres e hijos y ayudas públicas. Si quieres saber más sobre la regulación de las parejas de hecho, pregunta a un abogado.

Estas uniones pueden formalizarse mediante una escritura notarial, o bien, inscribiéndolas en los registros de parejas de hecho existentes en las Comunidades Autónomas, en los que pueden existir diferentes requisitos. Generalmente, pueden inscribirse parejas heterosexuales y homosexuales, si son mayores de edad, no están casados, ni incapacitados y no hay parentesco directo.

En general se suele exigir lo siguiente:

  • el DNI y libros de familia, el formulario de solicitud del registro y algún documento que acredite la convivencia (a los que ya nos hemos referido más arriba)

  • si se ha estado casado anteriormente la sentencia de divorcio o nulidad en su caso

  • también se puede registrar el convenio con los pactos de la pareja

Pregunta a un abogado para cualquier duda sobre tu relación en pareja de hecho y si quieres conocer los registros y requisitos exigidos por cada Comunidad Autónoma.

 

Abogado a la Escucha

Recibe asesoramiento legal de un Abogado

Rocket Lawyer Abogado a la Escucha

Número de caracteres restantes: 600

Tu pregunta supera los 600 caracteres permitidos. Por favor vuelve a escribirla.

Obtener respuesta