Préstamos entre particulares

Deja tu dinero a alguien y consigue su devolución a tiempo

Cuando prestes dinero a otra persona, completa tu contrato de préstamo entre particulares, fija los intereses que vas a recibir y asegura que te devuelven el crédito en el momento pactado.

Crea tu contrato de préstamo entre particulares
Comenzar
Responde unas pocas preguntas. Nosotros nos encargaremos del resto

Si eres un particular y quieres dejarle dinero a otra persona porque necesita el dinero para sus fines propios (por ejemplo para pagar una factura o algún gasto imprevisto) tienes que firmar nuestro contrato de préstamo entre particulares.  

Si la persona a la que le vas a prestar el dinero es un empresario o empresa, y lo necesita para invertir en su negocio, es mejor que firmes un contrato de préstamo mercantil.

En el contrato de préstamo de dinero, a la persona que entrega o da el dinero se llama prestamista, y la persona o empresa que recibe el dinero se llama prestatario.

El dinero que entregas o prestas se llama capital y también se puede pactar que el capital produzca intereses, que sería otra cantidad de dinero que te pagarían por haber prestado dinero.

Piensa que por prestar dinero no vas a recibir intereses de forma automática, salvo que se pacte expresamente y por escrito.  

Por eso tienes que firmar nuestro contrato, si quieres que te paguen intereses por prestar tu dinero, ya que es obligatorio que el contrato se haga por escrito y se firme por los dos.

Y además será una prueba importante e imprescindible para poder probar que dejaste ese dinero a una persona, si no llegaran a devolverte el dinero prestado.

Es muy importante, que indiques en el contrato el importe de dinero que prestas y el plazo de devolución, que normalmente será un plazo fijo y determinado. Pero también puedes acordar que se hagan entregas a cuenta del capital de forma anticipada y antes del plazo fijado para la devolución del dinero prestado.

El prestatario, que es la persona que recibe el dinero, puede ir devolviéndolo poco a poco mediante entregas a cuenta y esas entregas se destinarán a pagar, en primer lugar los  intereses por su orden de vencimiento, y después al capital.

Una vez que hayas prestado el dinero, puedes pactar en el contrato que esa cantidad de dinero prestado, produzca un interés. Y este interés normalmente es un % sobre el crédito o capital prestado.

Por ejemplo, si vas a prestar 3.000 €, durante 6 meses, puedes pactar que todos los meses o al final del préstamo, te paguen el 3% al día sobre 3.000 €. Calcula los intereses por cada día que pase desde que prestas el dinero hasta que te lo devuelvan.

Esos intereses remuneratorios normalmente se generan por día, por eso tienes que fijarlos en el contrato. Y también debes fijar el momento en que te tienen que pagarte esos intereses, que puede ser cada mes o al final del contrato.

Cuando llegue el plazo de devolución del dinero que has prestado, si el prestatario no te lo devuelve, a partir de ese día, el prestatario se convierte en deudor y está obligado a pagarte una cantidad de dinero por retraso en el pago. Esa cantidad de dinero por retraso en el pago se llaman intereses moratorios o  de demora.

Si no te devuelven el dinero a tiempo, el deudor te tendrá que pagar los intereses moratorios. Y si además, has pactado que te paguen intereses remuneratorios o entregas a cuenta del dinero prestado, y no te van pagando, con nuestro contrato puedes pactar la terminación anticipada del contrato.

Así desde esa fecha, podrás exigir o pedir la devolución del dinero y los intereses de forma inmediata y no tendrás que esperar a que llegue el plazo acordado en el contrato para la devolución.

Crea tu contrato de préstamo entre particulares
Comenzar
Responde unas pocas preguntas. Nosotros nos encargaremos del resto

Abogado a la Escucha

Recibe asesoramiento legal de un Abogado

Rocket Lawyer Abogado a la Escucha

Número de caracteres restantes: 600

Tu pregunta supera los 600 caracteres permitidos. Por favor vuelve a escribirla.

Obtener respuesta