Información de tu perfil Configuración de la cuenta
Cerrar sesión
Sobre nosotros Contacta con nosotros
Registrarse Iniciar sesión
Sobre nosotros Contacta con nosotros

Novedades derivadas del Covid-19

Si has percibido prestaciones por ERTE, has recibido ayudas por cese de actividad o has percibido el Ingreso Mínimo Vital, infórmate sobre su tributación

Si durante el año 2020 has estado trabajando por cuenta ajena en una empresa y, al comenzar el estado de alarma, has pasado a situación de ERTE, habrás tenido dos pagadores: la empresa y los Servicios Públicos de Empleo. En este caso estarás obligado a declarar si se dan estos dos requisitos:

  • La prestación por desempleo percibida por los Servicios de Empleo durante el 2020 supera los 1.500€.
  • Los salarios pagados por la empresa en el año 2020 son superiores a 21.000€.

No obstante, vamos a enumerar una serie de casos en los que el trabajador no está obligado a declarar:

  1. Si ha percibido exclusivamente sueldos y salarios pagados por la empresa, siendo éstos inferiores a 22.000€.
  2. Si solo ha percibido prestaciones por desempleo durante el año 2020, siendo éstas inferiores a 22.000€.
  3. Si ha percibido en concepto de ERTE y de sueldos y salarios menos de 14.000€. Por ejemplo, un trabajador que haya cobrado 9.500€ anuales por desempleo y 3.000€ por sueldos y salarios no está obligado a declarar, dado que, aun superando la cantidad de 1.500€ percibida en concepto de desempleo por encontrarse en ERTE, el importe total es de 12.500€, inferior a 14.000€.

Si has estado en situación de ERTE en el año 2020 y estás obligado a realizar la declaración de la renta, puedes acogerte al fraccionamiento extraordinario que ofrece la Agencia Tributaria. Este fraccionamiento se puede solicitar hasta el 30 de junio de 2021, de forma simultánea a la presentación de la declaración de la renta. Consiste en dividir la deuda en 6 pagos a realizar el día 20 de cada mes, siendo el primer pago el 20 de julio. La cantidad a fraccionar no puede exceder de 30.000€.

Sí, si ha percibido un importe superior a 11.279,39€. Se trata de un requisito para poder continuar percibiendo el Ingreso Mínimo Vital.

Hay tres particularidades a tener en cuenta a la hora de incluir estos ingresos en la declaración del IRPF:

  • Si bien los autónomos incluyen sus ingresos en el apartado de "rendimientos de actividades económicas" de la declaración del IRPF, en caso de percibir ayudas derivadas del cese de actividad deben incluirlas en el apartado de "rendimientos del trabajo".
  • Podrán incluir en el apartado de gastos deducibles una cuantía fija de 2.000 euros.
  • Si los rendimientos del trabajo son inferiores a 16.825 euros, podrá aplicar una reducción de hasta 5.565€.

Utilizamos cookies para ofrecer una mejor experiencia