Comparte con tus amigos










Submit
cat and dog under a christmas tree

Mascotas: 3 cambios legislativos a tener en cuenta

Cat and dog under a christmas tree. Pets under plaid

El pasado 13 de diciembre, se ha dado en España el primer paso para que los animales de compañía no sean tratados como cosas, para que nuestras mascotas tengan un estatuto jurídico propio distinto del de las cosas y sean consideradas como lo que realmente son, seres vivos con capacidad para sentir. Se trata de una proposición de Ley por la que se modifican tres normas: el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Esta proposición comienza su camino parlamentario, donde podrá sufrir modificaciones pero, aún así, te contamos en este post, en qué aspectos influyen los cambios propuestos.

1. Régimen de custodia en casos de separación y divorcio

La actual regulación de los bienes del Código Civil, dota a los animales del estatuto jurídico de cosas, en concreto con la condición de bienes muebles. Como bienes muebles que son, y a efectos de su propiedad, pueden tener un carácter ganancial, privativo o perteneciente conjuntamente a ambos cónyuges o miembros de la pareja en función de cuándo y cómo fueron adquiridos.

El artículo 90 de nuestro Código Civil se encarga de enumerar los puntos que deben incluirse en el convenio regulador de la separación o del divorcio y se refieren a las medidas a adoptar respecto a los hijos, al uso de la vivienda y ajuar familiar, a la pensión compensatoria a favor de uno de los cónyuges y a la liquidación del régimen económico. Sin embargo, esta enumeración no es cerrada ya que el propio artículo permite a los cónyuges establecer todo tipo de estipulaciones que estimen necesarias para regular las relaciones personales derivadas de su separación o divorcio. Puedes tener más información sobre el convenio regulador en nuestra guía gratuita El convenio regulador en la separación matrimonial.

No es peculiar o anecdótico encontrar en la práctica forense de los Juzgados y Tribunales de familia convenios reguladores de la separación, el divorcio y sus efectos, en los que se contemplan disposiciones para regular la posesión de las mascotas, teniendo en cuenta el cariño y afecto que surge por estos animales entre quienes les han cuidado y han disfrutado de su compañía.

La reforma que se pretende llevar a cabo en el Código Civil es sentar el principio de que la naturaleza de los animales es distinta de la naturaleza de las cosas o bienes. Se incluye un nuevo punto en el art. 90 que dispone que entre los pactos que deben incluirse en el convenio regulador, en caso de que existan animales de compañía, se incluya el pacto sobre el destino de los mismos, considerando el interés de los miembros de la familia y el bienestar del animal, e incluyendo también la posibilidad de pactar el reparto de los tiempos de disfrute, si fuera necesario.

2. Prohibición de extender la hipoteca a los animales de compañía

Hasta ahora, mediante pacto entre las partes puede extenderse la hipoteca a los muebles que se hallan en el inmueble hipotecado para su adorno, comodidad o explotación, y por lo tanto, a los animales. La iniciativa propone la modificación de la Ley Hipotecaria para impedir que se extienda la hipoteca a los animales que se encuentran en una finca dedicada a la explotación ganadera, industrial o de recreo y que se prohíba el pacto de extensión de la hipoteca a los animales de compañía.

3. Declarados como “absolutamente inembargables”

Al ser considerados en España como como meras cosas, los animales actualmente pueden ser embargados. Es decir, por ejemplo en un desahucio, el perro, el gato o cualquier otro animal doméstico pueden ser considerados y valorados como si se tratara de un coche, un barco o un televisor. La iniciativa propone incluir en la Ley de enjuiciamiento civil como bienes “absolutamente inembargables” a los animales domésticos, teniendo en cuenta el vínculo afectivo con las familias con las que conviven.

Los bienes inembargables, tal y como su propio nombre indica, son aquellos que no pueden ser embargados, constituyen una limitación al principio según el cual el deudor debe responder con todos sus bienes presentes y futuros. Así, aunque alguien no tenga dinero o bienes con los que responder de sus deudas, no podrá ser separado de su perro o gato mediante el embargo de su mascota.

La iniciativa legislativa, que continúa su trámite, se ha inspirado en diferente legislación europea que ya han modificado sus Códigos Civiles para adaptarlos a la mayor sensibilidad social hacia los animales existente hoy en día y para reconocer su cualidad de seres vivos con capacidad para sentir. Así pues, habrá que esperar a su aprobación y publicación en el BOE para ver si todas estas modificaciones se llevan a cabo.

 

Entradas relacionadas